Ir a contenido principal
Finalista Nacional

ALEAF

Dispositivo de carga autónoma a partir de energías renovables

Para qué sirve

Este producto tiene como función principal abastecer dispositivos electrónicos de manera sostenible y autónoma, a través de materiales piezo-electrécticos y piro-eléctricos poco aprovechados en el mercado actual.


Qué te inspiró

Creemos que a día de hoy es muy importante encontrar nuevas fuentes de energías renovables. Poco antes de empezar el proyecto, estudiamos la existencia de ciertos materiales capaces de generar energía a través de fenómenos cotidianos como el calor o las deformaciones. Empezamos a investigar sobre este tema tan poco explotado y nos dimos cuenta de que los materiales piezo-eléctricos y piro-eléctricos son difíciles de aplicar a gran escala, por lo que nos centramos en cosas pequeñas pero de uso extendido, como por ejemplo la carga de dispositivos electrónicos personales: teléfonos móviles, tablets u ordenadores entre otros.


Cómo funciona

Aleaf tiene varias capas de materiales piezoeléctricos y piro-eléctricos intercalados que le permiten absorber todo el movimiento y cambio de temperatura que el aparato experimenta a lo largo del día. Golpes o contacto con otros objetos en el bolso, el propio calor que genera por el uso, la deformación que le provoca llevarlo en el bolsillo… También lleva incorporado un protector de cristal templado hecho de piezo-eléctrico que aprovecha todos los toques que recibe el móvil al día. Aleaf se va cargando con el uso del propio teléfono ya que lleva su propia batería incorporada, además de proteger nuestro dispositivo como una funda normal. Cuando nuestro el teléfono se queda sin carga, extraemos el cargador de la parte inferior de la funda y lo conectamos al móvil que automáticamente empieza a cargarse.


Proceso de diseño

Este proyecto comenzó sin forma, pero con una idea clara: aprovechar la energía que generan las deformaciones y los cambios de temperatura. La idea principal era utilizar los materiales piezo-eléctricos para abastecer el movimiento de las escaleras mecánicas situando placas a la entrada y la salida de las mismas, sin embargo, debido a que este campo ya estaba bastante explotado y que no resultaba demasiado útil debido al desgaste de los materiales, comenzamos a pensar a menor escala. Intentamos identificar algo que nos implicase a todas, y fue entonces cuando surgió Aleaf, una manera de cargar nuestros aparatos electrónicos sin necesitar enchufarlos a la corriente. Debido a que estos dispositivos se calientan con el uso, incorporamos los piro-eléctricos para aumentar la cantidad de energía generada. Empezamos a hacer bocetos para aplicar nuestra idea a ordenadores, tablets, mandos de la televisión y móviles, entre otros, y decidimos inclinarnos por los teléfonos la que le vimos más utilidad. Una vez la idea estuvo clara en nuestra cabeza, la trasladamos al papel, estudiamos formas, colores y materiales hasta que estuvo definido con suficiente claridad como para modelarlo en AutoCad y renderizarlo en KeyShot.


Qué lo hace diferente

Los competidores que Aleaf tiene en el mercado actual son: los cargadores tradicionales, las baterías de carga externa y las fundas cargador. Sin embargo, nuestro producto destaca por dos motivos principales, su sostenibilidad y su autonomía. En primer lugar, nuestro producto supone para el cliente un ahorro de energía y dinero, cargar el teléfono móvil consume anualmente por persona 5,26 KWh y 0,86 € , si lo extendemos a los más de 5.000 millones de usuarios que tiene el teléfono móvil, estaríamos hablando de 26.300 millones de KWh y 4.300 millones de euros ahorrados al año a nivel mundial. En segundo lugar, Aleaf proporciona una comodidad de la que carecen sus competidores, ya que no necesita ser cargado para poder cargar. Nuestra funda se carga con el uso del propio dispositivo, por lo que cuando te quedas sin batería solo tienes que extraer el cargador de la parte inferior de la funda y conectarlo a tu dispositivo.


Planes para el futuro

El siguiente paso que nos gustaría llevar a cabo es hacer una maqueta funcional y varios prototipos para que algunos de los futuros usuarios puedan comenzar a usarlo y darnos su opinión para realizar mejoras. Es un proyecto nuevo que al llevarse a la práctica necesitará varias correcciones y para ello lo mejor sería poder recibir el feedback de nuestros futuros clientes.


Premios


Fin del contenido principal. Regresar al inicio.