Ir a contenido principal

Blooming Posidonia

Recuperar ecosistemas marinos apadrinando una Posidonia y cultivándola de manera controlada fuera del mar para su posterior implantación en el Mediterráneo.

  • Contexto del producto en el hogar del usuario.

  • Explicación técnica y fases del proyecto.

  • Resumen de la idea.

  • Imagen de la cápsula.

Para qué sirve

La problemática en la que nos enfocamos es en la extinción de la posidonia del Mar Mediterráneo, para solucionar este problema, vimos que la opción más clara era diseñar un producto que nos permitiese cultivarla fuera del mar de forma controlada.


Qué te inspiró

Lo que realmente nos inspiró, fue la localización en la que nos encontramos, ya que esto afecta directamente a la costa de Cataluña. Viendo que la posidonia crecía mal en fondos arenosos, decidimos desarrollar una superficie que hiciese que la arena fuese más compacta para que la raíces de la planta de adhiriesen mejor. Además, esta tenía que tener una forma que no desentonase con el fondo marino, ya que posteriormente se iba a implantar ahí.


Cómo funciona

El elemento principal del diseño es la baldosa de cerámica desarrollada en GrassHopper, pero el conjunto funciona como un acuario, con una bomba de agua que hace que crea un flujo de agua para impedir que esta se estanque y con un controlador de temperatura que hace que los grados dentro de la cápsula siempre estén entre los 10 y los 28, que es la temperatura ideal para el crecimiento de la planta. La cápsula estará en casa de particulares durante 6 meses, el tiempo necesario para que la posidonia pase su fase crítica de crecimiento, una vez pasado este tiempo, un grupo de buzos voluntarios desmontan la cápsula e implantan directamente en el fondo marino la baldosa con la posidonia para que continúe su crecimiento, y así ir regenerando la especie.


Proceso de diseño

Teníamos claro desde un principio que queríamos desarrollar un proyecto de carácter social, y enseguida surgió la idea de recuperar ecosistemas marinos. Empezamos a buscar las especies en peligro de extinción, y aparecían corales, algas, moluscos, peces y varias especies más. Pero vimos claro que lo que mejor podíamos abordar eran las algas, y ahí encontramos la posidonia. Sabíamos que tipo de estructura teníamos que diseñar, pero al principio surgieron varias complicaciones para conseguir modelarla, hasta que finalmente conseguimos la estructura que queríamos y únicamente faltaba definir las especificaciones técnicas de la cápsula, que gracias a expertos del sector conseguimos establecerlas rápidamente, hasta llegar al proyecto que tenemos hoy en día.


Qué lo hace diferente

La mayor diferencia con lo que ya existe, es que nosotros realizamos el cultivo fuera del mar, cuando hasta ahora lo que se está haciendo es un replantamiento sin apenas éxito directamente en el mar sin que la planta se haya fortalecido previamente.


Planes para el futuro

Nos gustaría seguir desarrollando este proyecto con biólogos marinos para seguir avanzando, ya que creemos que es una idea con gran potencial que merecería mayor visibilidad.


Premios


Fin del contenido principal. Regresar al inicio.