MOM gana el concurso James Dyson Award 2014

JDA winner news thumnail

Uno de cada diez bebés en el mundo nace de forma prematura. Según la Organización Mundial de la Salud, el 75% de las muertes derivadas por un nacimiento prematuro podrían ser evitadas si los tratamientos fuesen más asequibles.

El ganador del concurso James Dyson Award 2014 pretende solucionar este problema con su proyecto MOM: se trata de una incubadora inflable de bajo coste especialmente ideada para su uso en países en vías de desarrollo.

MOM funciona igual que una incubadora convencional pero su coste es muy inferior; cuesta sólo 300 euros (incluyendo los gastos de fabricación y envío) frente a los 36.000 euros que puede costar una incubadora convencional.

La incubadora se puede plegar para facilitar su transporte y funciona con una batería que puede durar hasta 24 horas en caso de fallo en el suministro eléctrico. MOM se hincha manualmente y se calienta por medio de placas cerámicas. Una pantalla muestra la temperatura interior y el grado de humedad; ambas pueden seleccionarse, de forma que si hay una variación, sonará una alarma.  Además, para aquellos bebés que sufren de Ictericia, cuenta con una unidad plegable de fototerapia.

El James Dyson Award es un concurso internacional organizado anualmente por la Fundación James Dyson que pretende animar y apoyar a los jóvenes ingenieros y diseñadores con buenas ideas para que puedan sacarlas adelante y puedan llegar a comercializarlas.

Así, otorga un premio de 48.000 euros (36.000 euros para el alumno y 12.000 euros para su universidad) que este año ha sido para James Roberts, el inventor del proyecto MOM. James es un joven de 23 años licenciado por la Universidad Loughborough (Reino Unido).

Según palabras de James Roberts, inventor de MOM: “decidí inventar una incubadora de bajo coste después de ver un documental sobre los bebés prematuros en los campos de refugiados. No ha sido fácil; tuve que vender mi coche para poder hacer el primer prototipo pero ha merecido la pena. Mi sueño sería conocer a uno de los bebés a los que haya podido salvar mi incubadora”.

Según el propio James Dyson, fundador de la compañía Dyson y de la Fundación James Dyson: “el invento de James demuestra el impacto que puede tener la ingeniería y el diseño en las vidas de la gente. Para los países occidentales las incubadoras son algo cotidiano; no pensamos en lo inaccesibles que son para los países no desarrollados debido a su diseño ineficiente. Gracias a su brillante idea, James ha conseguido crear una incubadora totalmente diferente que puede salvar cientos de vidas”.